Allá por el año 1947, Don Kuprian Studenko y familia emprendieron un largo viaje desde el continente asiático, región en la que nacieron 6 hijos. Atravesando continentes, llegaron con un baúl de pertenencias y muchas esperanzas al corazón de Sudamérica, al Paraguay.

La intención inicial era la de hacerse agricultores, se instalaron en la zona de Encarnación, específicamente Fram y descubren finalmente que no era la pasión de ellos la agricultura. Ya morando en tierra guaraní nace el séptimo hijo dentro del seno familiar.

Don Kuprian, en el tiempo que le tocó habitar en China tuvo la oportunidad de ampliar sus conocimientos sobre la elaboración de embutidos, entonces, en el año 1950 en compañía y apoyo de su esposa, Doña Anastacia de Studenko, y sus hijos, deciden empezar a trabajar en lo que ya había conocimiento previo, así instalan una pequeña fábrica familiar de embutidos.

Dicha fábrica, que en forma precaria, pero con los equipos mínimos necesarios empezó a funcionar se instaló en el actual lugar que se encuentra la tienda en la ciudad de Encarnación hasta la fecha. Y así comenzó la historia que nos transporta hasta nuestros días.

Actualmente, con 70 años de trayectoria, Studenko cuenta con la más rica tradición como fábrica de embutidos en nuestro país y sigue estando a la vanguardia gracias a la colaboración del equipo humano calificado de compatriotas y extranjeros así como la modernización de procesos y productos de primera calidad con una variedad de más de 50 productos que deleitan al paladar de chicos y grandes.

En Studenko trabajamos todos los días para satisfacer las necesidades de nuestros clientes adaptándonos a los cambios que nos exigen los nuevos tiempos.

Agradecemos a todo el equipo humano, tanto a Colaboradores como Aliados Estratégicos que nos acompañan día a día para seguir haciendo historia.

¡Salud por los 70 años de trayectoria en el mercado paraguayo en embutidos y delicatessen!!